demisdemonios@gmail.com

Muerte Viva:El Origen

Periodista y Escritor

Muerte Viva:El Origen

El Encierro parte 1

Hernan Almaguer 2003

En el año 2003 Con esta idea cambie mis estudios con la idea de solo enfocarme en crear historias, me fui a cursos, diplomados y talleres de creación de personajes, guión y demás.

Tenía bien definida mi idea y estaba muy entusiasmado, todo ese año fue de sueños y proyectos,al año siguiente 2004 era el momento de poner en marcha mis planes toque puertas en todo lo que había en esos días para el desarrollo de creadores, concursos, becas, editoriales, periódicos. Todo fue inútil, me di cuenta de situaciones horribles y me di cuenta que vivía en una burbuja para darme cuenta que vivia en Mexico.

La gran mayoría de los que ganaban las becas gubernamentales eran los familiares y amigos, para publicar algo en un periódico por ejemplo, te pedían haber publicado algo si quiera para recibirte, haber ganado concursos internacionales, siempre con un trato déspota y despectivo. Y de las editoriales ni hablamos, la realidad de lograr algo por ti mismo era prácticamente imposible, en una sociedad donde la corrupción, el influyentismo y el compadrazgo era el único medio de poder desarrollarse.

Me canse de buscar, me quede sin trabajo y con una frustración inmensa, recordé que lo que realmente me hacía sentir bien era crear historias.

Me volví a encerrar en mi burbuja, sin escuela ni trabajo, viviendo con lo necesario y sin ya pensar en el futuro, me volví a embarcar en esos viajes, así que todo ese año me dedique a escribir, imaginando que ese era mi trabajo y de la frustración como por arte de magia pase a vivir uno de los mejores años de mi vida, por que al final hacía lo que más amaba con mi tiempo.

Muerte viva fue la primera historia que nació de ese encierro. Basada en una leyenda en un parque de la ciudad de méxico que me contó mi madre cuando era chico y pasabamos por ese lugar, la desarrolle para crear una historia de vampiros. Aqui te dejo un fragmento de esta impactante historia.

Compra el Libro Completo Aqui

Muerte Viva de Hernan Almaguer

En el parque de cañitas de la cd. De México se cuenta una extraña leyenda. Aquí te presentamos a los protagonistas de esta delirante historia.

Elías salió del bar donde cada domingo se reunía con sus amigos, se dirigió a su casa con paso lento. Esa noche la avenida de México-Tacuba estaba desierta. No pasaban de las 9 de la noche y en el parque de cañitas no se veía ni un alma. Aceleró el paso para no quedarse mucho tiempo en ese lugar. Cuando iba a la mitad del camino sintió que alguien lo estaba siguiendo, al voltear se dio cuenta que no había nadie, comenzó a correr y al salir del parque, de la nada apareció un hombre envuelto en una cobija cojeando lentamente hacia a él.

-Joven, ¿no tendrá un cigarrito? Dijo el hombre tratando de calmarlo. Elías se quedó sin aliento al ver la deformidad de ese sujeto, su rostro estaba compuesto por una serie de cicatrices y solo tenía un ojo. Su párpado izquierdo estaba sellado y pegado a su piel, o más bien lo que parecía ser piel. No tenía manos, en su lugar solo había un par de muñones partidos por la mitad donde sostenía lo que agarraba y los hacía funcionar como dos enormes dedos. Elías se asustó, pero no intentó huir.

-Deje ver si me quedan.- Dijo Elías al sacar de su gabardina una cajetilla de camel. Se la extendió y el sujeto tomó un cigarrillo con dificultad.

-Qué bueno, gracias joven, présteme su lumbre no sea malito. Cuando le encendió el cigarrillo pudo ver con más claridad su rostro, el único ojo que tenía era negro por completo. En esos instantes el miedo se convirtió en lástima.

-Ahhhhh…., ya le hacía falta a mi cuerpo un poco de humo Dijo el hombre después de la primer bocanada.

  • Ya no me mire así mi joven, mejor pregúnteme que me pasó-. Elías no contestó, siguió su camino sin mirarlo y salió del parque. Al entrar a una calle miro hacia atrás y vio cómo el hombre se dirigía a unos cartones que había en una banca, trató de seguir pero su curiosidad fue más fuerte, la deformación de aquel sujeto no era natural, se la habían provocado. La interrogante que se abrió en sus pensamientos lo hizo regresar, el hombre al verlo acercarse se incorporó y le hizo un lugar en la banca para que se sentara.

-¿Y bien, qué le pasó? Preguntó Elías mientras se sentaba junto a él.

-¿Traé más cigarritos?; Porque lo voy a entretener un rato-. Elías sacó la cajetilla y se la mostró.

-Tengo tiempo Don, no se preocupe.-.

Dijo Elías mientras se encendía un cigarro

-Está bien, mientras no nos quedemos sin cigarros-. El hombre se acomodó en la banca para empezar a contar su historia.

La neblina se volvió densa a su alrededor, el hombre observaba la inmensa oscuridad del parque. Un suspiro se escuchó junto a ellos y la temperatura disminuyo. Elías estaba a punto de marcharse, sabía que no era natural lo que estaba pasando en ese lugar.

-Ya vino mi Elisa, no tenga miedo joven, Dijo el hombre mientras que con su muñón mutilado acariciaba la neblina que parecía contestarle en un suspiro de aire frío.

-Parece increíble que ya hayan pasado 50 años desde entonces, nunca imaginé terminar así, acariciando sin manos la neblina como si fuera su rostro.-Dijo el hombre dando una profunda bocanada de humo. Al sacarlo de sus labios, Elías vio claramente como un rostro se formaba entre la neblina y el humo, un rostro delicado, parecido al de una mujer.

-Ya le contaré quien es ella.-Dijo el hombre antes de empezar a contar lo que le había sucedido.

Facebook Comments